ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A $35000

    ¿Quién fue la primera persona que te enseñó que no merecías que te quieran? ¿Cuántas veces sentiste que para los demás solo podías ser un secreto, un fetiche o una burla?


    Siempre supimos que nuestros cuerpos eran distintos, que estaban fuera de la norma, y que entonces teníamos que ocultarlos o hacerlos cambiar. Ser FLACAS para que nos vaya bien, para que nos quieran, para poder tener una vida plena. Y si eso no era posible, condenarnos al silencio y soportar todas las humillaciones. Fuimos la gorda gauchita, la gorda agradecida, la gorda fetiche. La gorda del grupo, siempre. Deseamos a escondidas y nos bancamos relaciones tóxicas por miedo a que nadie más nos diera una oportunidad. Pero hay un lado B de esa historia: aquel en el que sí fuimos deseadas y amadas, aquel en el que sí podemos contar nuestras aventuras, nuestras primeras veces, y hablar de todos esos placeres que nos negaron pero que logramos descubrir igual. Un lado B en el que sí podemos, de una vez por todas, ser libres.


    LA GORDA DEL GRUPO - AGUSTINA CABALAEIRO - ONLINEMAMI

    $12.799,00

    5% de descuento pagando por transferencia bancaria

    Ver formas de pago

    Cantidad

    1

    Debido a la situación de cuarentena total en el país, los tiempos previstos de entrega pueden sufrir demoras.

    Calculá el costo de envío

    ¿Quién fue la primera persona que te enseñó que no merecías que te quieran? ¿Cuántas veces sentiste que para los demás solo podías ser un secreto, un fetiche o una burla?


    Siempre supimos que nuestros cuerpos eran distintos, que estaban fuera de la norma, y que entonces teníamos que ocultarlos o hacerlos cambiar. Ser FLACAS para que nos vaya bien, para que nos quieran, para poder tener una vida plena. Y si eso no era posible, condenarnos al silencio y soportar todas las humillaciones. Fuimos la gorda gauchita, la gorda agradecida, la gorda fetiche. La gorda del grupo, siempre. Deseamos a escondidas y nos bancamos relaciones tóxicas por miedo a que nadie más nos diera una oportunidad. Pero hay un lado B de esa historia: aquel en el que sí fuimos deseadas y amadas, aquel en el que sí podemos contar nuestras aventuras, nuestras primeras veces, y hablar de todos esos placeres que nos negaron pero que logramos descubrir igual. Un lado B en el que sí podemos, de una vez por todas, ser libres.


    Mi carrito