ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A $35000

    "Se dice que un alma habita en todos esos objetos que tratamos con mucho cuidado"...

    o por lo menos eso es lo que su padre adoptivo siempre le dijo. Ludo es un chico huérfano que vive junto a Legt, su padre adoptivo, en un gueto donde habitan aquellas personas que son hijos de criminales. Despreciado por su condición, se gana la vida recolectando, arreglando y vendiendo lo que la gente de la ciudad tira a la basura, gracias a sus notables habilidades físicas. Pero cuando es culpado de un crimen que no cometió, Ludo termina siendo sentenciado al Abismo, un acantilado que parece no tener fondo y donde se deshecha toda la basura que la ciudad genera. Habiendo sobrevivido milagrosamente, el chico descubrirá que tanto la vida en la superficie como en el Abismo son muy distintas a lo que él pensaba y que aquella creencia que su padre adoptivo le enseñó está lejos de ser un cuento de hadas.

    GACHIAKUTA 03 - ANDOU - URANA

    $5.500,00

    5% de descuento pagando por transferencia bancaria

    Ver formas de pago

    Cantidad

    1

    Debido a la situación de cuarentena total en el país, los tiempos previstos de entrega pueden sufrir demoras.

    Calculá el costo de envío

    "Se dice que un alma habita en todos esos objetos que tratamos con mucho cuidado"...

    o por lo menos eso es lo que su padre adoptivo siempre le dijo. Ludo es un chico huérfano que vive junto a Legt, su padre adoptivo, en un gueto donde habitan aquellas personas que son hijos de criminales. Despreciado por su condición, se gana la vida recolectando, arreglando y vendiendo lo que la gente de la ciudad tira a la basura, gracias a sus notables habilidades físicas. Pero cuando es culpado de un crimen que no cometió, Ludo termina siendo sentenciado al Abismo, un acantilado que parece no tener fondo y donde se deshecha toda la basura que la ciudad genera. Habiendo sobrevivido milagrosamente, el chico descubrirá que tanto la vida en la superficie como en el Abismo son muy distintas a lo que él pensaba y que aquella creencia que su padre adoptivo le enseñó está lejos de ser un cuento de hadas.

    Mi carrito